ESP | ENG | FRA

ARENA

SEIS COREOGRAFÍAS PARA EL MUNDO DEL TORO

Los recientes estudios sobre la tauromaquia de Goya quieren presentar a está como un trabajo antitaurino. El Goya ilustrado estaría retratando la barbarie que el pueblo español empezaba a llamar “fiesta”. Otras interpretaciones sitúan a Goya apostando por la reglamentación de las fiestas de toros, una elegía crítica. No hay que olvidar que los toros, como el flamenco, no es más que un arte que se desarrolla durante el siglo XIX en el seno de la ciudad moderna.

 “Todo documento de cultura lo es a la vez de barbarie”, escribió Walter Benjamín. Y es en esa tesitura con la que Israel Galván quiere acercarse a la fiesta de los toros, un tema clásico ya de la producción coreográfica flamenca, pero que con sus pies pretende renovar, tanto en la forma como en los contenidos.

Como ya hiciera Bergamín, le interesan a Israel Galván la proporción, la geometría, la temporalidad, el número: una manera de abstraerse de los significados más inmediatos de la sangre, la tradición y la típica estampa. No se trata de la esencia de la fiesta de los toros, se trata de su función. Del cómo funciona la tauromaquia y de los aprovechamientos que de ello pueda sacar –con parámetros nuevos-  el arte de la danza flamenca. Todo esto no quiere decir que se renuncie a expresar los conceptos más significativos de la fiesta. No puede eludirse a la muerte. Y la violencia, el peligro, el valor, el dolor, el color... la faena de Israel Galván trata directamente de lo que tratan los toros, de poner las representaciones de la muerte en forma de fiesta.

Por mucho que puedan engañarnos las referencias directas al mundo de los toros –lecturas de Juan Belmonte, referencias lorquianas a Sánchez Mejías, José Bergamín, Michael Leiris, Pablo Picasso, Víctor Gómez Pin, Pepe Luis Vázquez, Ordoñez y la escuela de Ronda, los libros de Luis Bollaín, la pasión taurina de Orson Welles, la citada tauromaquia de Goya, etc, etc-  con la que están construidas estas coreografías, no se trata de representar una corrida de toros, no se trata de imitar el baile del toro o del torero. Para hacer esta inmersión cultural era necesaria una cierta distancia. Alejarse de los propios ruedos: nada de imitar chicuelinas, nada de pases de pecho. Tampoco toreo de salón. Esa distancia es la que se ha explotado para poder hacer veraz una vuelta de tuerca más en la renovación coreográfica que de la danza flamenca Israel Galván está llevando a cabo: inmersión en la tradición más canónica para salir de ella con nuevas trazas, nuevos pasos, nuevas formas flamencas. Ampliar, no sólo el campo del baile flamenco, ampliar también la tauromaquia.

Pedro G. Romero


Más información ⬇

BAILADOR

Nombre del toro que mató a Joselito “El Gallo” en 1920

“La tarde que mataron al Espartero, Belmonte, que era un niño, se quedó quieto”, canta Enrique Morente desde el tendido (la pantalla de video). Y David Lagos retoma su cante y lo desarrolla sobre la arena (el escenario).

Juan Belmonte frente a Joselito el Gallo. Pararse. El torero y la fotografía de Nijinsky. Políticas del toro, políticas del mundo. Buscar las raíces como una forma subterránea de irse por las ramas. Los pies en la tierra. La muerte en la tauromaquia de Belmonte. Cantes de trilla, cantes libres, rondeña de Ramón Montoya con escobilla de caña y creaciones por verdiales. Parar la muerte. Parar el toreo, parar el cante, parar el baile.

Israel Galván permanece inmóvil. Viste pantalones a la altura de la rodilla y lleva los pies descalzos. Un brazo vuelve a la vida, una mano, un talón, los dedos de los pies; baila el toreo. Se oyen sus jaleos. El cante se corta en sílabas. Pausas anti-flamencas y anti-taurinas, como una caricatura de la vida. La médula del baile al descubierto. La luz de Caravaggio. Silencio.

La tarde que mataron
al Espartero
Belmonte, que era un niño
se quedó quieto.

Tan quieto, que el torero
que en él había,
cuando veía un toro
no se movía. (Vals)

José Bergamín, La claridad del toreo


GRANAíNO

El toro que quitó la vida a Ignacio Sánchez Mejías en 1934

Jamás el bailarín debe de pensar en lo que está bailando. Danza del poema “Llanto por la muerte de Ignacio Sánchez Mejías” en impresión gráfica por proyección digital. Violencia del pensamiento. A las cinco de la tarde. Ignacio escribiendo su tragedia Sinrazón. Y al final, la muerte mecedora. Con la música de Francisco Guerrero, Acte Préalable, de 1978, para cuatro percusionistas. Pensamiento en movimiento.
Ese toro solitario
que corre entre los olivos
no sé lo que va buscando.

De repente se ha parado,
para sentirse más solo
él solo en medio del campo.
(Tientos)

José Bergamín, La claridad del toreo



POCAPENA

El toro que mató a Manuel Granero en 1922
El principio de crueldad. Ganaderías primitivas. Jota y zapateado. Capital y ganancia del toro. Contar el baile, contar gananciales. Romper la alegría. Del campo a la plaza. Con el sonido de la gaita del Gastor, construída sobre la cornamenta del toro. La provincia de Cádiz: alegrías de la sierra frente a las alegrías de las salinas  y enfrente el campo del moro. Viejas alegrías y viejas toreras

Ese toro que no pasa
no pasa porque es tan largo
que cuando quiere pasar
tropieza con el engaño
(Toná)
José Bergamín, La claridad del toreo



BURLERO

El toro que mató al “Yiyo” de una cornada en el corazón en 1985

El espacio de la plaza. Ruedo y rueda. Danza de la muerte. Juegos de palabras y juegos de manos. La muerte con el rey, con el soldado, con el banquero  y con el mendigo. Matador, banderillas, picaor y arenero. Burlería corta. El dibujo de la danza sobre la arena de la plaza. Solo palmas, solo compas. Las suertes del toro a golpe de bulería de Jerez. Con soniquete. Suerte de “patás” por bulerías.

Torero muerto de miedo
es el que mejor torea
Porque ha matado a su sombra
y sólo su luz le queda.
(Fandango)
José Bergamín, La claridad del toreo



PLAYERO

El toro que mató a Manuel Montaño en 1905

La respiración y el silencio de la plaza. Las risas y los gemidos. Paradojas. Quien baila por seguiriyas, baila por tanguillos. La muerte y su doble. Desde el corral. Campo de concentración. La muerte desde el toro. Holocausto. Israel y Palestina. El muro de las lamentaciones y el muro de la vergüenza. Sobre la música al piano de Diego Amador, la Seguiriya de pildorilla. Una playera. Plañidera.
Ese toro que se queda
parado en medio del ruedo
Me está diciendo que yo
debiera seguir su ejemplo.
(Toná)
José Bergamín, La claridad del toreo



CANTINERO

El toro que mató a José Rodríguez Davie “Pepete” en 1899

Como dice la rumba: “Allá donde se encuentra el peligro, anda la salvación”. Un juego entre doblar el paso y el paso a dos. Sobre la leyenda del Guernica de Picasso, que empezó a fraguarse en los apuntes de una suelta de vaquillas. Y la tonada famosa Paquito el Chocolatero que se compuso en el mismo año de 1937. Y las Sevillanas del Espartero que cantaba doña Concha Piquer. Donde se juega con la sangre ajena no sin alguna consecuencia. Marcha fúnebre, sevillanas y pasodoble.

Cuando se está toreando
no se está engañando al toro:
se le está desengañando.
(Pasodoble)
José Bergamín, La claridad del toreo



ENRIQUE MORENTE (en vídeo)

Presentación, intermedios y final
A ese torero que ves
por tanto bajar los brazos
se le cae el alma a los pies.
(Levante)
José Bergamín, La claridad del toreo

Créditos ⬇

Coreografía Israel Galván
Dirección artística Pedro G. Romero
Dirección de escena Belén Candil
Con la colaboración especial de Enrique Morente, cante (en vídeo)
Artistas invitados Charanga Los Sones
Cante Diego Carrasco
Piano Diego Amador
Guitarra Alfredo Lagos
Cante David Lagos
Palmas, jaleos y baile Bobote y El Eléctrico
Gaita del Gastor Mercedes Bernal
Iluminación Ada Bonadei (Vancram)
Sonido Félix Vázquez
Regiduría Balbina Parra
Escenografía Pepe Barea y Pablo Pujol
Vestuario Mangas Verdes
Producción A negro producciones
VÍDEOS ENRIQUE MORENTE Y “EL PÚBLICO”  
Dirección PEDRO G. ROMERO
Realización y producción A NEGRO PRODUCCIONES
Grabación sonido directo MALABARES
Postproducción audio FÉLIX VÁZQUEZ
Postproducción vídeo DIGIT & SUIT
Colaboraciones Real Maestranza de Caballería de Sevilla
Empresa PAGÉS S.L.
RTVA

Estrenado el 24 de Septiembre de 2004 en el Teatro de la Maestranza, dentro de la XV Bienal de Flamenco de Sevilla


GALERÍA


En colaboración con: